13119-1_n
Los niños y adolescentes que pasan tiempo con sus abuelos  tienen  menos problemas de  conducta. Así lo  demostró  un estudio  reciente  de  niños ingleses y galeses de entre 11 y 16 años.
Los  investigadores  encontraron que un niño que  ve a su abuelo  más como un confidente y una fuente de consuelo son menos hiperactivos y tienden a llevarse bien con sus compañeros.
Este efecto fue más  fuerte en  los adolescentes  de  familias  monoparentales y reconstituidas. El estudio también encontró que los niños son más cercanos con sus abuelas maternas.
Fuente: Revista Body+Soul

Spread the love