Charla realizada por AMANOZ a adultos mayores de Lo Barnechea.

Charla realizada por AMANOZ a adultos mayores de Lo Barnechea.

Una positiva evaluación del Programa de Acompañamiento a Personas en Situación Vulnerable que lleva a cabo AMANOZ, en Lo Barnechea, hizo la Dirección de Desarrollo Comunitario de la comuna, tras consultar a beneficiarios de la iniciativa, que cumplen el rol de voluntarios y usuarios.
El Programa de Acompañamiento se desarrolla desde Noviembre del año 2012 hasta la fecha, con un total de 43 participantes. En una primera etapa se realizó la captación, selección y capacitación de voluntarios, así como la búsqueda de los beneficiarios.
Para los voluntarios, la principal motivación de participar en esta iniciativa proviene de experiencias anteriores de voluntariado o de cuidado de adultos mayores. Ellos se sienten orgullosos de pertenecer a AMANOZ FUNDACION JUAN CARLOS KANTOR y de asistir al Programa de Acompañamiento. «Quisiera que hicieran lo mismo por mi», «Me gusta decir que soy parte de una Fundación, fueron algunos de los comentarios hecho por los voluntarios.
Al ser consultados sobre cómo describirían su experiencia en el Programa de Acompañamiento, señalaron: «Sirve para ver la vida de otra forma», «Muy grata», «Compartimos experiencias», «Muy buena», lo que refleja una connotación positiva respecto de la instancia de reunión que les ofrece el Programa.
Por su parte, los beneficiarios del Programa de Acompañamiento tienen una percepción positiva hacia la compañía que el voluntario ofrece, han cambiado su estado de ánimo desde que son visitados y recomendarían la experiencia a otros adultos mayores.
En este contexto, considerando la opinión de los participantes del Programa, para la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Lo Barnechea, la iniciativa llevada a cabo por AMANOZ, subsana la necesidad de compañía y atención de un grupo de adultos mayores y constituye un aporte para quienes reciben las visitas periódicas de los voluntarios.
 
Fuente: AMANOZ, FUNDACIÓN JUAN CARLOS KANTOR.