PLENUSHace unos días el jurado a cargo de elegir a los ganadores del Premio Plenus, que reconoce las iniciativas de empresas e instituciones en torno al adulto mayor y que es organizado por la Asociación de AFP y “El Mercurio”, se reunió para determinar a los finalistas de la instancia 2013, cuyo proceso de postulación y evaluación comenzó a mediados de año. En total, fueron 16 las entidades que quedaron seleccionadas para competir en tres categorías: Desarrollo de productos o servicios, Empleabilidad, y Actividades de desarrollo social.
Una de las seleccionadas fue FUNDACION AMANOZ,  institución que como ustedes saben se preocupa del desarrollo afectivo y emocional del adulto mayor y cuenta con un programa de voluntariado a través del cual se entrega capacitación para hacer visitas educativas a hogares de ancianos, talleres y actividades en cada institución. También destaca el programa “Adultos Mayores Acompañantes a Domicilio”, mediante el cual se entrena a adultos mayores en buenas condiciones físicas para que visiten a otros seniors.
Los criterios del jurado para elegir al ganador en cada nivel el próximo 16 de octubre son innovación, impacto, potencial, replicabilidad y pertinencia.
Carlos Portales, profesor de la Escuela de Administración de la UC y que encabeza al comité encargado de evaluar cada una de las postulaciones, dijo que este año, por ser la tercera versión, se ha logrado atraer a organizaciones con muy buenas iniciativas en materia de desarrollo de productos y servicios innovadores y muy necesarios para los seniors, como también programas de empleabilidad novedosas y con un impacto amplio en muchos mayores de 60 años que extienden su vida laboral y que son un ejemplo para los más jóvenes.
“Cada año recibimos mejores postulaciones. Los finalistas de este período muestran que las iniciativas y líneas de trabajo con los adultos mayores se las han ido tomando muy en serio. Hay un alto nivel de profesionalismo en las prácticas que han instalado las empresas e instituciones elegidas”, opina Portales.
Fuente: Economía y Negocios, El Mercurio.

Spread the love