Asistentes a ceremonia de Gradución Curso "Cuidado Afectivo y Emocional del Adulto Mayor", Fundación Cristo Vive, Recoleta.

Asistentes a ceremonia de Graduación Curso «Cuidado Afectivo y Emocional del Adulto Mayor», Fundación Cristo Vive, Recoleta.

Nos interesa que las personas envejezcan bien, y la preocupación fundamental es entender qué es lo que permite que un sujeto envejezca mejor que otro, vale decir, interesa detectar factores protectores que aumentan la probabilidad de envejecer manteniendo una buena calidad de vida y los factores de riesgo o que disminuyen dichas probabilidades.
Un viejo envejece bien cuando:
-Se mantiene saludable el mayor tiempo posible. Esto significa que si tiene enfermedades ellas están tratadas y no afectan la posibilidad de realizar por si mismo las tareas de la vida cotidiana.
-Está comprometido con la vida, es decir, realiza actividades que le gustan y se relaciona con otras personas, ojalá también con personas más allá de su núcleo familiar.
-Se siente satisfecho, disfruta de la vida. Acepta v reconoce sus límites. No se siente, usualmente, solo, triste ni ansioso.
 Factores de riesgo:
-obesidad
-enfermedades crónicas
Factores Protectores:
-hábitos alimenticios
-actividad física
-cuidado médico adecuado
-prevención de caídas y entorno seguro
 
Factores protectores para estar comprometido con la vida:
Existe una tendencia cultural a retraerse y aislarse, lo que produce el tedio de vivir. Para contrarrestarlo es necesario realizar actividades y relacionarse con otros.
Factores protectores del mayor bienestar posible:
-Apoyo afectivo. Es importante que las personas se sientan valoradas queridas, acogidas y confiadas.
-Fortalecer en el adulto mayor la percepción de autoeficacia. Es importante que se sientan capaces de afrontar cualquier situación que les pase.
-Realizar tareas que para ellos son significativas. Pese a la reducción de energía y capacidades, es posible buscar formas de compensar estas limitaciones. Los viejos conservan la sabiduría práctica o los conocimientos sobre cómo tratar (manejar)  situaciones de la vida cotidiana.
-Fortalecer la capacidad de adaptación. El Adulto Mayor debe confiar en su capacidad de ejecutar conductas para manejar, reducir, controlar y tolerar cambios que ocurren en su entorno y en sí mismos. Facilita adaptarse a estos cambios el seleccionar aquellas cosas que la persona pueda seguir haciendo. Junto con aceptar sus limitaciones, aceptar los cambios, darse cuenta que es posible acomodarse, modificando sus expectativas y  compensando sus limitaciones (pérdidas).
 
Fuente: AMANOZ FUNDACION JUAN CARLOS KANTOR.

Spread the love